domingo, octubre 10, 2004

Entre Progreso y Libertad

En un momento de optimismo físico y haciendo conciencia de que manejar no ayuda a la salud, en un solo segundo de positivismo decidí salir a caminar por las calles de la colonia; el agasajo visual es una de las ventajas evidentes de vivir en la parte vieja de la ciudad, aunque siendo honesta debo decir que ocho de cada diez veces prefiero manejar sin que me importe dejar de lado el agasajo visual de las caminatas… indudablemente la actividad intelectual siempre me ha parecido mucho más seductora que la actividad física…

Mi pasión motriz me aleja todos los días de las losetas a cuadros de las aceras de esta zona, pero hoy el medico me ha recordado que hay que comer menos y caminar más…desde los nueve años he recorrido todas las rutas nutricionales; desde los consejos de la abuela hasta los intrépidos caminos de waight watcher´s y la Zona…

He andado todos los caminos encontrando siempre la forma de atajarlos, algunas veces he obtenido resultados magníficos por unos meses hasta que el ataque de ansiedad vuelve a aparecer y me doy cuenta que por más kilos que he rebajado mi imagen no puedo comprarla en ninguna de las revistas del 7 Eleven, a pesar de que el doctor diga “muy bien” las revistas indican figuras que mis caderas nunca podrán tomar…

Como bien lo saben, una pera es una pera aquí y en China gracias a su gran trasero frutal, yo no seré fruta pero mi anatomía se asemeja enormemente a las peras, así que yo, aquí y en China tengo un gran trasero, hecho que en medio de la crisis me provoca salir a caminar por la ciudad; un par de cuadras de la av. Chapultepec, vuelta a la derecha en av. la paz y justo en la calle progreso a la izquierda; casualidad o causalidad crucé la paz para llegar a PROGRESO…

En una fuerte discusión interna me cuestiono que será lo mejor para mi gran trasero, ¿caminar lento o rápido? si camino lento tal vez mi trasero avance más rápido que yo y si tengo suerte podré perderlo en la siguiente cuadra, aunque por otra parte si camino rápido, que creo sería lo más adecuado, tal vez pueda dejarlo atrás y seguir mi camino sin él…

Es aquí donde la disyuntiva comienza… ¿nalgona yo? ¡Claro mi querida amiga culo grande!… eso sería lo que una buena amiga contestaría inmediatamente… a lo que sería bueno que yo aprendiera a contestara…¿y qué con eso? ¿no podrá ser ese mi GRAN sex apeal…? Tal vez no debo de caminar ni más lento ni más rápido… sino aprender a caminar orgullosa con él… y fue así, justo cuando el orgullo resonaba en mi cabeza, media cuadra antes de la calle libertad que una nalgada, sonorizada por un… “que culote!” me hizo regresar a la tierra, por un segundo pensé en contestar sarcástica…

- CULONA YO? NO ME DIGAS!....

Pero en lugar de eso atónita giré el cuerpo hacía mi izquierda para ver al ciclista orgulloso de haber puesto su manota en mi trasero… yo paralizada y él en bicicleta, rápidamente llegó a la esquina y desde allá volteo a recibir lo único que pudo salir de mi boca…

Un… ¿qué te pasa? Y un ¡baboso!… ¡eso fue todo lo que pude gritar!, el hombre se perdió por la calle libertad y yo me quedé entre libertad y progreso descifrando el mensaje divino… ¡¿pero que carajos?!, ¿De cuándo acá los mensajes divinos se entregan en bicicleta y en las nalgas?



5 comentarios:

amigaluna dijo...

Muy bueno tu relato. Yo estoy totalmente identificada contigo, pues me pasa lo mismo. Yo la verdad que todavia no me acostumbro a tenerlo asi, pero en algun momento lo aceptare, por ahora te puedo decir que si puede ser tu gran punto de atraccion, viendolo desde el punto de vista masculino. Son muchos los hombres que se dan su agasajo visual...y mas aun tactil con los "culitos" de nosotras. Es mejor tener que no tener eso te lo aseguro.
http://www.qtpd.com/amigaluna

Anónimo dijo...

Con el tiempo se darán cuenta (como casi todas las mujeres maduras) que el tener alguna parte voluptuosa era más una suerte que una desgracia... las mujeres que están felices de verse al espejo con formas femeninas, viven más felices!

Aprovechen y disfruten lo que tienen, mientras lo tienen! :)

Gran Fornicador dijo...

Jajaja. Apoyo este post. Soy fan.

xOsse dijo...

estoy de acuerdo con anónimo. No sólo ellas son más felices, también nos hacen más felices.

BLOG AND ROLL

compuntoes

El Chukustako Tiroleiro (¡ajua!) dijo...

yo, siendo un absoluto entusiasta de la zona
donde la espalda de las mujeres pierde
su buen nombre, te puedo afirmar categoricamente
que salvo las acciones de bajeza como la que
describes, no tienes nada mas de que preocuparte,
y po el contrario mucho de que orgullecerte.
Aunque a decir verdad, capaz que tu historia
era de ficcion y yo aqui diciendo idiotez y media.