jueves, abril 21, 2005

Del no quiero al quiero más...

Me resistí al primero durante un rato, entre dudas y titubeos, al final no hubo de otra más que ceder…

En el octavo creí que no llegaría al quinceavo….

Cuando conté el vigésimo pensé que no habría más…

En el vigésimo cuarto le dio por hacerse presente en mis tobillos…

Un segundo después subía por mis pantorrillas directo a las rodillas…

Por ahí del vigésimo quinto estuve a punto de decir basta!

Y para el vigésimo sexto la cartografía de mis extremidades estaba delimitada y me conocía entera…

Para el vigésimo noveno era suya y me recorría de pies a cabeza a placer…

Y pensar que estuve a punto de desfallecer antes de recordar el placer de ser mujer… Pero fue justo ahí, entre el vigésimo y los nueve que le siguieron, cuando reviví la maravilla de ser mujer y llevar puesta una falda mientras se suben las escaleras…

El gozo de dejar que el aire de los pasillos se cuele por mis tobillos hasta el ombligo mientras indaga todos los recovecos que mi cartografía permite bien vale la pena… Compraré más faldas y subiré más seguido las escaleras... y total, si me mandan al infierno por pecadora procuraré llevarme una falda con mucho vuelo para disfrutar las escaleras…

4 comentarios:

Gran Fornicador dijo...

Esto es un post erótico y no chingaderas. En serio, está escrito muy chido. Felicidades.

angel dijo...

Escalera al cielo era aquella canción de Pink Floyd que, sin contar escalones, bien podría ser una marca de faldas con muchos y altos vuelos...

El Macaco dijo...

Escalera al cielo era aquella canción de Pink Floyd???? Escalera al cielo es de Led Zeppelin, ttsss eso si que buen Blog.

veronica dijo...

excelente entrada! siempre es un placer usar faldas y pues al menos en mi caso muchas veces no las uso por que muchos tipos hacen que sea incòmodo usarlas por q nos dicen cosas y pues eso cae mal, pero creo q seguirè tu ejemplo y voy a defender el derecho d libertad d xpresion que se merecen mis piernas