lunes, agosto 07, 2006

Alguna vez en la vida...

Dilapidé tanto tiempo que hasta el reloj perdí, pero la vida compensa y hoy encontré un par de horas de medio uso en uno de los cierres del bolso nuevo. Por eso me gustan las bolsas con cierres y compartimientos; ahí una puede descubrir cualquier cosa cuando más hace falta.

Dos horas perfectas y necesarias para hacer el súper, ciento veinte minutos para derrochar entre los largos pasillos de víveres, ropa, enceres y cosas absolutamente innecesarias para la vida pero indispensables para el placer de comprar.

Siete mil doscientos segundos sin supervisión; sólo yo y el carrito de metal, ambos con hambre de todo, en especial de lo que no siempre se compra, lo que hace años no pensaba en escoger... Cinco pasillos dedicados a objetos lúdicos para niños de todas las edades; cajas de cartón y empaques plásticos cada vez más rebuscados, plastilina de colores, barbies de diez familias diferentes, superman en todas sus presentaciones, pelotas de todos los tamaños, patines, juegos de mesa, peluches que hablan, que cantan, que bailan, hasta teléfonos que enseñan modales; ¡Caray! Con lo difícil que me resulta tomar decisiones ante tanta oferta, no sé si me alegro o me entristezco de no haber tenido supermercados así en mi infancia.

Dos horas extra de vida para hacer el super, sí, una lo dice así aunque no sea correcto, pero así y sólo así es como sabe rico decirlo. Treinta minutos gastados en los cinco pasillos de juguetería; quiero todo, aun lo que nunca quise de niña, quiero un patín del diablo, una bicicleta con canasta, quiero la Barbie que patina, la que trae el perro, la de la casa, también quiero el carro del puerquito cabezón, las zapatillas de peluche, que hubiera odiado a los cinco años pero que ahora a mis veintisiete me seducen de tal forma que no me importa que no me quepa el pie dentro, quiero la estola, la corona, el cetro, las burbujas, quiero hasta la capa de superman que se mueve sola, quiero el comegalletas que habla, quiero el set para hacer plumas, el de lentejuela, el de cuentas de colores, el juego de química, el telescopio, el traje de blancanieves, no importa la edad, el genero del objeto, ni el precio; mi deseo es flexible y sin prejuicios, mi antojo exige todo...

Barbies, de sesenta, ochenta, cien, doscientos y hasta trescientos pesos; las más baratas con el único pudor de la ropa puesta, las más caras con el sonrojo de los excesos, todas ellas, únicas independientes, caras, bellas y solas, ¿y ellos? Las Barbies también necesitan ellos, o sí no como se casan y tienen Kellys y Skipers. Vaya, vaya, ellos están limitados a una esquina de la estantería, increíble y contrario al mundo real, aquí están en oferta, no tienen demanda, son de lo más barato y te puedes llevar a Marc en traje de gala por treinta y nueve pesos y en el mundo real una llega a sufrir por uno en ropa casual.

Después de los juguetes el universo del supermercado aún existe; una puede darse el lujo de perderse entre las texturas del shampoo o incluso llegar a disfrutar la picazón en la nariz por el exceso de detergentes, se pueden gastar varios minutos escogiendo el papel higiénico más suave, aromático o durable, se pueden adquirir las letras, las estrellas o las lágrimas en bolsitas separadas, también se puede seleccionar un arsenal de las cosas que no se comen a todas horas mezclado con productos despojados de todo y con sabor a nada; el carrito lo permite todo.

Cada carrito es un mundo, cada carrito delata las más oscuras perversiones de quien lo llena. Una sólo codicia los carritos vacíos, nadie sueña con un carrito lleno ¿Qué haría una con un carrito rebosante de satisfacción ajena? Qué hubiera hecho yo de no haberme dado cuenta que aquél carrito donde puse las fresas, los champiñones y las cebollas no era el mío, qué hubiera hecho yo si el señor no me hubiera dicho... oiga señorita ¿qué ese no es mi carrito?

Caramba señor si ya decía yo que mis deseos tenían más calorías, más lactosa y menos fibra...


10 comentarios:

Blue dijo...

Me encanta ir al super... me relaja y me conforta, es un refugio ideal donde la música me aleja de mis problemas y me permite pensar con claridad. Preséntame a tus amigas ya, no te hagas.

El Enigma dijo...

... no soporto hacer el super, tan facil es hacer la lista ir por pasillos tomar lo necesario y pagar, ¿como tomarlo como hobbie?.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

marches! dijo...

a mi me gusta el super :)aunque hay muchas opciones de todo, pero si no las hubiera viviriamos en cuba.

y me gusto mucho el post asi mucho mucho!

saludos

J! dijo...

Después de una nochr larga de porno he encontrado de casualidad tu blog. ¿es Cariño quien hace la lista de la compra, o por el contrario soleis discutir? Es más, si Cariño y tu encontráis un soltero (que lo aparenta y ejerce -pidiendo consejo sobre ambientadores para el hogar nicotinado- ligáis con él??? Eres acaso tu quien le explica los beneficios del ozono en el hogar moderno? ¿me dejarías re-comerte?

J! dijo...

de veras, ¿podría re-comerte? ¿sería posible que cayeras en mis brazos?

mirka dijo...

Coinsido contigo me encanta comprar o por lo menos ver cuando mi economia solo eso permite , las esposas olvidadas, que solo salimos una vez a la semana y es al super lo disfrutamos plenamente.

Blue Demon dijo...

tu blog esta mejor que el mio, ja ja ja ja

y a mi me gusta ir al super, me encanta oler el rico aroma del pinol en los pasillos

Ingeniador dijo...

Alguna vez has ido a un supermercado en que las cosas son tan caras que casi nadie puede comprarlas?

Y todo el mundo sólo deambula, con la mirada perdida, como haciéndose a la idea de que las compras se las pueden llevar con la imaginación

Cachalote dijo...

Señorita cómo está:

Años sin saber nada de usted y un día después de la oficina me topo de frente con su blog... espero se acuerde de mi, sino por lo menos quedará patente el saludo amistoso de un viejo compañero de aulas.

saludísimos

atte:
Cachalote

Divina dijo...

Blue... te presneto a las dos juntas, o una por una?


El Enigma... para tomarlo como hobbie hace falta una tarjeta con crédito ilimitado y de alguien más, entonces más que hobbie se convierte en un deporte :)

marches!... gracias por tu coment, saludos.

J! ... Cariño y yo para ligar no vamos al super, vamos al home depot ;)

mirka... en mi opionión las esposas olvidadas deberían tomarse más tiempo para ellas y mandar a sus maridos al super

Blue Demon ... me tardé tanto en contestar esto que seguro ya planeaste tu futuro.

Ingeniador ...

Sí.

Cachalote...

saludísimos para usté también