viernes, febrero 03, 2006

¿Y dónde quedó la tanga?

Fue lo último que me preguntaste antes de irte. Haciendo memoria recuerdo haberla visto en el cajón, en mis manos, sobre mi, en tus manos, entre tus dientes, y después... después... ¡después!... ¿de verdad importa en dónde quedó?

3 comentarios:

David Santa Cruz dijo...

AAAAAAAH, ME QUITÓ EL ALIENTO... P.D. hace mucho no me visita usted en mi blog, saludos

Anastasia Beaverhousen dijo...

Ah Divina! que absolutamente cierto, algo que ciertamente a todas nos a pasado perder una tanga y que no nos importe.

Solo en la Oscuridad dijo...

Genial y divinamente delicioso..felicidades por tu blog me encanto